Header-sernauto

Suscríbete al newsletter

Portada agenda_sectorial

agenda estrategica 2020

Nuestros sites

  • Elige Calidad, Elige Confianza
  • Move 2 Future
  • Green Cars
  • Catálogo de Exportadores
  • Recicla tu Batería
  • Los amortiguadores salvan vidas

Colaboraciones

Anuncio
Artículo de fondo: Hacia una hoja de ruta para conducción conectada y autónoma
26 de julio de 2018

Por Cecilia Medina, responsable de I+D+i y Formación de SERNAUTO*cecilia

En todo el mundo se están lanzando proyectos piloto relacionados con conducción conectada y autónoma (CAD). Las razones son obvias: CAD llevará a una mayor seguridad, tiempo libre y movilidad, así como a menores emisiones, uso del espacio, incidencias y, presumiblemente, la reducción del precio del seguro. También tendrá un gran impacto en la economía, pensando en nuevos actores dentro de la cadena de valor, nuevos retos, nuevos puestos de trabajo y más competencia en el mundo de la automoción.

Pero la implementación exitosa de CAD dependerá de la fiabilidad de las tecnologías, los costes del vehículo, la introducción y / o adaptación de los marcos legales pertinentes, además de la decisión final de los usuarios, teniendo en cuenta sus reservas e inquietudes.

El accidente mortal que tuvo lugar en Arizona, a principios de este año, redujo el entusiasmo. Si la conducción automatizada no cumple con su mayor promesa de hacer que el tráfico sea más seguro, no sobrevivirá. El incidente apunta a un problema general: incluso si estos vehículos están equipados con sistemas avanzados para la percepción del entorno y la toma de decisiones, como los humanos, pueden fallar. Sin duda, hay oportunidades para que un coche autónomo sea 100% seguro desde el lado de la sensórica de la infraestructura, la inteligencia artificial en el sistema de control del propio vehículo o el control del tráfico, por ejemplo. Si esto es posible y cuándo lo será, depende realmente más del dinero que del concepto.

Para la mayoría de la sociedad, la visión futura de la conducción conectada y autónoma se materializa en diferentes casos de uso de los niveles SAE 4 y 5. Para acelerar el desarrollo y el despliegue de la conducción automatizada de alto nivel, la Acción de Coordinación y Apoyo “SCOUT”, financiada por la Unión Europea y en la que participaba SERNAUTO, ha ayudado a los sectores de automoción y de telecomunicaciones a unir sus fuerzas para acordar una hoja de ruta común.

Sin embargo, debido a la cantidad y diversidad de factores que influyen, el proceso de desarrollo ha sido particularmente problemático. Se comprende la complejidad al categorizar todos esos factores en 5 capas: técnica, económica, legal, social y de factores humanos. El enfoque tiene que ser necesariamente integral ya que están estrechamente relacionadas. Cada medida requiere el resultado de otra antes de que pueda comenzar. Cualquier intento de desarrollar una hoja de ruta condujo inmediatamente a una especie de nudo gordiano.

La tecnología requiere de un modelo de negocio claro para que su aplicación sea efectiva y las cuestiones normativas, de seguridad y estandarización son una precondición necesaria para su escalabilidad y validación. Así que ha sido primordial establecer casos de uso, para definir los hitos y las metas y encontrar las palancas para desbloquear el proceso de innovación.

Así, SCOUT concluyó este mes de junio con el desarrollo de 5 hojas de ruta para los siguientes casos de uso:

1. On Demand Shuttle. Tienen limitaciones en las cinco capas, pero los test que se están realizando en muchos lugares de Europa son importantes para obtener experiencia práctica con la tecnología y su funcionamiento en entornos reales. Todavía se usan en áreas confinadas con limitación de velocidad y, a menudo, en modo acompañado, pero ya hay varios ejemplos para su despliegue en carreteras públicas y muchos planes para su uso en servicios regulares que complementan el transporte público en la primera y última milla.

2. Truck Platooning. Los trenes de carretera mejorarán significativamente la seguridad del tráfico. La distancia y velocidad constante entre camiones reduce atascos y accidentes y, por lo tanto, ayuda a aumentar la eficiencia general del tráfico en las autopistas. Esto a su vez conduce a un menor consumo de combustible y emisiones de CO2. Además, el conductor podría disminuir el tiempo de descanso necesario para una mayor eficiencia del transporte y reducción de costes.

3. Valet Parking. Es un escenario básico factible a corto plazo. Los vehículos se envían a aparcar de forma autónoma a través de tecnología móvil compatible con la infraestructura dentro del garaje. Además de la comodidad para el conductor, los proveedores del parking también se benefician de un sistema que necesita menos espacio con lo que podrían proporcionar más aparcamiento en un área determinada.

4. Delivery robots. Ya existen varios prototipos que se están testando para la entrega autónoma de comida y bebida en entornos controlados y velocidades limitadas. Ofrece muchas oportunidades para aumentar la calidad de los servicios logísticos, aunque tiene una larga variedad de aplicaciones siempre que el usuario lo acepte.

5. Traffic Jam Chauffer. Sistema similar al traffic jam assist, pero a velocidades superiores a 60 km/h. Si se integrara en todo tipo de vehículos, se mejoraría la seguridad del tráfico en atascos en autovía.

El problema es saber cómo y cuándo se obtendrá retorno económico de las grandes inversiones realizadas para los desarrollos técnicos. Por ello, es esencial que se identifiquen las soluciones mínimas viables, se escuche a los usuarios, se reduzca la burocracia y se desarrollen modelos de negocio en paralelo a la tecnología, de modo que sea fácil contar con experiencias prácticas y las soluciones se puedan adaptar de forma ágil.

Otro punto fundamental es disponer de una estrategia de financiación coherente. EE.UU. gasta alrededor de 122 millones de euros por año en investigación relacionada con CAD y la mayoría de los fondos son asumidos por el Departamento de Transporte. Países europeos como Alemania (80 M€), Reino Unido (23 M€) y Suecia (15 M€) también proporcionan una financiación considerable. España no debería conformarse solo con la financiación a nivel europeo, a través de mecanismos como Horizon2020 o CEF. Tenemos conocimiento, potencial y concienciación para jugar un papel importante en el desarrollo de las tecnologías ligadas a las nuevas tendencias de la movilidad. ¡Aprovechémoslo!

 

*Cecilia Medina coordina asimismo la Plataforma Tecnológica Española de Automoción y Movilidad Move to Future (M2F)